sábado, 5 de septiembre de 2009


Harry Potter y el príncipe mestizo

Aunque hace ya más de un mes que se estrenó, tenía pensado desde hace algún tiempo hablar de la sexta película de esta saga. He de decir primero que me ha decepcionado un poco la adaptación del sexto libro, omiten muchas cosas y se inventan otras tantas. Es verdad que es muy complejo llevar un libro al cine pero deberían incluir lo más importante de la historia. Por ello, recomiendo primero leer los libros antes de ver las películas porque puede que mucha gente no entienda la mitad de las cosas que suceden.

La película comienza en el Londres muggle, siendo atacado por los mortífagos, lo que nos da a entender que Voldemort ha vuelto y con ello comienza la guerra. Impactante la destrucción del puente.
Más tarde, vemos al profesor Horace Slughorn, muy bien interpretado por Jim Broadbent, que es igual al que imaginamos en el libro. Despistado y algo alocado, será el profesor de Pociones este año, ya que el profesor Severus Snape aceptará su ansiado puesto de profesor de Artes oscuras.
Un momento memorable es el juramento inquebrantable entre Narcisa Malfoy y Severus Snape, cuando él jura proteger a Draco y hacerse cargo, en el caso de que él no pueda acabar la misión que el señor tenebroso le ha encomendado, de dicha empresa. Gran escena.

El misterio del príncipe trata básicamente de un libro de pociones que Harry encuentra accidentalmente en clase. Su dueño se hacía llamar "El principe mestizo". En él hay instrucciones avanzadas sobre pociones, cosa que ayuda a Harry a aprender más sobre esta asignatura, incluyendo hechizos como septusembra. Lo decepcionante de este hecho es que apenas se investiga quién podría ser el príncipe hasta el final.

Hay otra trama paralela como la búsqueda de los horrocruxes (objetos o personas donde se guarda una parte del alma). Voldemort dividió su alma en siete partes, por lo tanto, hay siete horrocruxes. Para matarle hay que destruirlos todos. Vemos a Voldemort de niño, interpretado por el sobrino de Ralph Fiennes, y cómo se convirtió en el mago más temido.

Me sigue sorprendiendo que todos los directores se centren tanto en el trío protagonista (Harry, Ron y Hermione), a pesar de que la historia es más compleja y todos los personajes tienen un papel importante. Es más, el verdadero héroe de la historia es otra persona y no Harry Potter como nos hacen entender; esto lo hablaremos en la septima cuando llegue el momento.

Lo más emotivo de la película, en mi opinión, es la escena de la cueva dónde Dumbledore bebe una poción para así acabar con un horrocrux que es el relicario de Salazar Slytherin. Vemos a Dumbledore sumido en el dolor que le provoca dicha poción, con Harry desesperado haciéndosela beber.
Cómo no, muy emotiva también es la muerte de Albus, a manos de Severus, y todos en Hogwarts llorando su muerte. Esta escena sí que me decepcionó, porque no es fiel, ya que en el libro celebran su funeral, en el capítulo "El sepulcro blanco", aunque la música es muy buena. Siempre lo diré: una buena banda sonora da calidad a una película.

Snape es tachado de traidor pero algo esconde, muy adentro, que explica sus actos. La misión de Draco era matar a Albus pero es muy joven para cometer ese terrible acto y tampoco lo deseaba, sólo era una venganza del señor tenebroso hacia Lucius Malfoy, padre de Draco, para humillarlo.

En definitiva, es una película que entretiene, Harry Potter ya no es para niños por su carga emocional, aunque hecho en falta más acción.

7 comentarios:

Ana dijo...

Hola a tod@s, hola Clarice:
Podéis darme el premio a no haber leído ni visto un solo libro o película de Harry Potter. Sé que están muy bien –así me lo ha dicho muchas personas, y veo que tú, Clarice, piensas igual ya que has leído y visto toda la saga–, que atraen a jóvenes y adultos, son interesantes y están bien escritos... pero si no leí el primer libro hace años, ahora me pilla ya muy lejos.

Desde luego, el fenómeno Harry Potter ha sido y es algo increíble. A pesar de la expectación que desde un principio se levantó en torno suyo, la harrypottermanía ha llegado a donde parecía imposible llegar, con fans incondicionales que, en el caso de los más jóvenes, que de todas las edades hay, se han hecho mayores a la vez que el personaje. Recuerdo haber visto en Nueva York, creo que fue en julio de 2005, cientos de personas vestid@s de Harry Potter y otros personajes, dispuest@s a dormir en la calle Madison haciendo cola para comprar al día siguiente en la librería Barnes & Noble el ejemplar que tendrían encargado desde sabe dios cuándo para ser los primeros en leerlo –me parece que era “Harry Potter and the Half-Blood Prince”. A mí siempre me han dado un poco de miedo esta especie de locuras colectivas, aunque sean de lo más pacífico y sano, porque no las comprendo muy bien, pero qué le vamos a hacer... En Oxford creo que estos días pasados en los lugares donde se rodaron escenas de las películas no cabía ni un alfiler, españoles en curso de inglés de verano gran parte de ellos.
¡Qué imaginación inagotable la de J. K. Rowling! Pero creo que ya se ha dado por finalizada la serie con “Harry Potter and the Deathly Hallows”, que es el séptimo ¿no?

Respecto a lo que comentas, Clarice, sobre la información que a veces se echa en falta para poder comprender las películas que son adaptaciones de libros extensos como estos, estoy de acuerdo contigo en que suele pasar. Hay veces que al pasar un libro a película se hacen cambios porque supongo que el guionista o director así lo desean o conciben –como “Los girasoles ciegos”, “El niño del pijama de rayas”, mínimos en “El lector”, por poner algún ejemplo reciente–, pero otras veces es que realmente, aunque quieran ser fieles al texto original, se verán obligados a cortar por algún sitio. No puedo opinar de Harry Potter pero sí que, por ejemplo, en el caso de “El Código DaVinci” ví la película después de haber leído la novela de Dan Brown (con mucho retraso también) y aún así muchos detalles se me escapaban; supongo que viendo sólo la película me habría enterado de más bien poco. “Ángeles y Demonios” no la conozco –tampoco he leído el libro–, pero me han dicho que la película tampoco está muy lograda, no sé...

Bueno,nada más por ahora. Ciao: Ana Carmen

Ana-Bcn dijo...

Buenas tardes:

Yo sí que me he leído toda la saga y he visto todas las películas.

"Harry Potter y el príncipe mestizo" la fui a ver al cine la misma semana de su estreno.

Sinceramente, salí bastante descontenta de la película. No sólo porque no se adecúe correctamente al libro sino que, además de eso, pienso que le falta acción: las tramas son muy lentas en comparación con las demás películas de Harry Potter. Asimismo, he de decir que la vi muy oscura, le falta mucha luminosidad (quizás sea sólo una apreciación mía y de mi hermano).

En cuanto al protagonismo que se le otorga a Harry-Ron-Hermione, es de lo más lógico. Toda la trama de la saga gira en torno a ellos. Los demás personajes puede que en algún momento tengan un papel más importante, pero, bajo mi punto de vista, eso sólo ocurre puntualmente.

Al igual que Clarice, os recomiendo leer el libro antes de ver cualquier película de la saga de Harry Potter. No obstante, conozco gente que no se ha leído libro alguno y han entendido y seguido a la perfección toda la trama de las películas.

Hasta pronto.

Holly Golightly dijo...

Oh, Dios, gracias por esta entrada, Clarice!!

¿Y yo qué puedo decir de Harry Potter? Dejando a un lado el hecho de que me encante, a mí me gustó bastante la sexta peli. Será porque la quinta me dejó tan mal sabor de boca (teniendo en cuenta que era mi libro favorito)que ya me conformo con cualquier cosa, pero creo que, aunque se puede mejorar, es una peli entretenida. Es cierto que se echan en falta algunas batallas al final, después de la muerte de Albus, pero recordemos que JK tampoco es demasiado descriptiva en lo que a batallas se refiere (para más detalles, lucha final del séptimo libro).

Como bien dices, Slughorn está clavado, y la escena del juramento inquebrantable es impactante como ninguna, en especial porque tanto Alan Rickman como Helena Bonhan Carter son excelentes actores.

Yo también he apreciado eso de que se centran demasiado en los tres amigos y sus situaciones personales, cuando todos los que los rodean influyen y mucho en el desarrollo de los acontecimientos. Como tú bien dices, el héroe es otro (L), mi personaje favorito, que no queda en su lugar hasta la lucha final entre Voldemort y Harry (para los que no lo supieran, estaba claro que tenía que haberla).

Lo que más hizo cojear la película para mi gusto fue lo del tema de los horrocruxes y los recuerdos que Dumbledore le hace ver a Harry. ¿Cómo demonios va a saber alguien que no se ha leído los libros y sólo ha visto las películas que Voldemort elige con mucho cuidado los objetos en los que depositar parte de su alma? O sea, se deja por el camino el anillo de Sorvolo (¡Ay, Albus, qué necio al ponértelo!), la madre de Voldemort, la copa de Hufflepuff... Vamos, lo que viene siendo el pasado de El que no debe ser nombrado.

Aparte de eso, me conmovió mucho la muerte de Albus (ya había llorado lo mío las dos veces que me he leído el libro, pero con la peli también se me escaparon las lágrimas) y cómo defiende a Harry de los inferi del lago... Estando débil como está, saca fuerzas de flaqueza para protegerlo. Ains, si es que era el mago más grande del mundo!

Otra cosa que me gustó de la película fueron sus golpes de humor. ¡Me reí muchísimo! (¿Cuántos años tiene? Ciento cincuenta, año arriba, año abajo). Me parece que le quitan algo de hierro al tema y le dan naturalidad a las escenas.

Jeje, bueno, como se ve, soy una forofa de la historia y de los personajes de esta autora (de algunos más que de otros).
Otra vez gracias por haber escrito esta entrada. Creo haberme explayado lo suficiente (risas).

Un saludo

Déborah

vane dijo...

muy buenas:

joe!! me gustaria mucho opinar de esta pelicula,pero es q no he visto ninguna parte de Harry Potter,no se,nunca me ha llamado la atención por verla,pero de todas formas es interesante lo q nos contais,

un saludo

María del Aguila dijo...

¡Hola a tod@s, hola Clarice!:

No puedo opinar sobre Harry Potter ya que no he visto ninguna de sus películas ni he leído ninguno de sus libros, -aunque reconozco el impacto que la "pottermanía" ha tenido-, si bien decir que creo que cuando cualquier texto se lleva al cine hay que ser cuidadosos para que la historia escrita pasada a imágenes no pierda su esencia y para que mantenga su hilo conductor y sea perfectamente comprensible, a pesar de que haya obligatoriamente que prescindir de ciertas partes de la narración escrita.
Salvo que sea una versión demasiado libre no me parece lógico inventar escenas o tramas al margen de lo escrito, exceptuando que sea para hacer que se pueda entender algo que haya debido ser suprimido por acortar tiempo en escenas, por ejemplo.

Un beso para tod@s. María del Aguila.

PD- Gracias por tus simpáticas crónicas Vane.

PD- Un buen día de Asturias para todos los asturianos, especialmente para tí Ana Carmen.

María del Aguila dijo...

Hola chic@s:

Precisamente había oído una entrevista en la radio hablando de "El pez gordo", en ella participaban dos de sus protagonistas: Toni Cantó y Bernabé Rico, quien también la produce. Es como ellos dicen una especie de "Esperando a Godot" de Beckett. En la obra tres vendedores esperan en la habitación de un hotel a que llegue "el pez gordo", el capitalista, el empresario, que les puede salvar el negocio. Durante esa espera los tres protagonistas dialogan sobre muchas de las cuestiones de la vida pero siempre desde el humor, surgiendo así la risa, la sonrisa, pero también la emoción.

Comentaron que tuvieron bastante contacto, sobre todo por e-mail, con Roger Rueff, quien también hizo la adaptación de la película a teatro y les dió muchas claves sobre los personajes, y una curiosidad, la obra no está editada por lo que no es posible encontrarla ya que de este modo el autor controla directamente, se podría decir, su distribución.

Contó Bernabé que tiene una productora, en la que según él, el producto estrella es el "teatraining", que se dedica a la formación de ejecutivos y a resaltar la importancia que el trabajador maduro tiene en una empresa queriendo incentivar de este modo que no se les prejubile por llegar a cierta edad, algo a lo que el mercado laboral tiende hoy en día. Estando en ello un amigo le recomendó que viese la película, "El pez gordo" obviamente, le gustó, hizo una adaptación corta de 20 minutos y ante el éxito que tuvo en ese "teatraining" con los ejecutivos se decidió a plantear la obra, así fué como Bernabé contó que surgió la idea de llevar a escena "El pez gordo" que ahora se representa en Madrid en el Teatro Arenal.

Un beso. María del Aguila.


PD- Por cierto que en las fotos de Miguel en el estreno de la undécima temporada de "Cuéntame cómo pasó" podemos ver como va evolucionando su 'look' y la mano izquierda ¿lesionada?, pues a mejorarse.

Ana dijo...

!Hola!
He estado leyendo un poco sobre “El pez gordo”. La obra teatral, titulada en inglés “Hospitality Suite” se estrenó en 1992 en California y desde entonces se ha venido representando en diferentes países de todo el mundo, entre ellos Japón e Italia, aunque no sé si ésta es la primera vez que se lleva a escena en España, creo que sí -¿sabéis? La adaptación de “Hospitality Suite”, que el propio Roger Rueff hizo para la gran pantalla, lleva por título “The Big Kahuna”. Está protagonizada por Kevin Spacey y Danny DeVito, el director es John Swanbeck y se estrenó en el Festival de Cine de Toronto en 1999. Yo no sé tampoco si esta película llegó a España, al menos creo que no a las ciudades pequeñas como Oviedo, quizá se pudo ver en Madrid/Barcelona. Según he leído, la versión cinematográfica se aparta poco de la teatral, pues la acción trancurre en una única habitación de hotel y se basa igualmente en el diálogo entre los tres personajes. Nos comenta María del Águila que “Hospitality Suite” no está publicada, pero el DVD de la película sí que se puede conseguir.

Como curiosidad sobre el título de la versión cinematográfica, un dato lingüístico por si os gustan estas cosas. Conocía la palabra “kahuna” (alguien muy importante o que sabe mucho de un tema) pero no su origen, y ahora me ha dado por buscar la etimología y esto es lo que he encontrado: “Kahuna” es el título que daban los nativos hawaianos a sacerdotes y maestros, palabra que aún se sigue usando, también en la expresión “kahuna nui” (“sumo sacerdote”). “The Big Kahuna” es el apodo por el que fue conocido Duke (...varios nombres) Kahanamoku (1890-1968), campeón de natación olímpico hawaiano a quien se considera inventor del surf moderno. El término se popularizó entre los amantes del surf a raíz de la película “Gidget” (1959), en la que uno de los personajes, líder de un grupo de surfistas, reencarnaba a The Big Kahuna. De ahí se extendió gracias a las películas de ambiente playero de los años 60, pasando a usarse en la cultura del surf para designar al mejor surfista de la playa y luego, por extensión, a alguien que es muy bueno o el mejor en algo.

Si os interesa leer algo más sobre el estreno de “El pez gordo”, se pueden encontrar unos cuantos artículos en la red. Éste, por ejemplo, me ha parecido que define muy bien el contenido de la obra (os pongo el enlace en vez de resumirlo para que podáis leerlo entero):
http://www.artezblai.com/artezblai/estreno-de-el-pez-gordo-en-el-teatro-arenal-de-madrid.html

Yo ya estoy buscando día para ir a verla, junto con “La Casa de Bernarda Alba”, pero es que se antojan todas...

Besos y seguimos hablando por escrito: Ana Carmen