miércoles, 10 de junio de 2009


Seis clases de baile en seis semanas

El lunes volví a ir al teatro, en esta ocasión para ver la obra “Seis clases de baile en seis semanas”, escrita por Richard Alfieri y dirigida por Tamzin Townsend (misma directora de “Un dios salvaje”, como recordaréis), que se estrenó en otoño del año pasado.

Protagonizada tan sólo por dos actores, la historia se sitúa en el sur de Estados Unidos, en un acomodado piso con vistas al mar. Lily (Lola Herrera) es una mujer de setenta y dos años que contrata un curso de baile en casa. Michael (Juanjo Artero), un joven profesor con raíces italianas, acude a impartirle las clases. Ambos, desencantados por sus fracasos y frustraciones, se han convertido en dos personas antisociales y llenas de prejuicios pero, por alguna razón, conectan enseguida de forma que discuten y mienten sin parar, sin dejar a un lado el sentido del humor, para terminar bailando desahogados y sonrientes al final de cada clase.
Las intensas conversaciones que entablan, llenas de confesiones y puestas a prueba, darán lugar a una amistad que jamás creeríamos posible entre dos personas tan diferentes.

A primera vista, puede parecer una obra dirigida al público de la generación de la protagonista pero la trama podría desarrollarse con cualquier par de personas y en cualquier lugar. Supongo que los aplausos no tienen edad pero creo que mucha gente se está perdiendo esta divertida y emocionante obra por la edad de Lola Herrera y no sólo creo que todo el mundo debería ir a ver a esta mujer al teatro, sino que, de no hacerlo en esta ocasión, se corre el riesgo también de no disfrutar con el encantador personaje de Juanjo Artero, muy bien interpretado, y con las escenas de baile de ambos.
Intentad ir a verla, vale la pena.

16 comentarios:

el manquepierdismo es una filosofía de vida dijo...

A mí me gustaría saber por qué, en Andalucía, hay tan poca información sobre las obras que se estrenan aquí, que no son muchas por cierto, estoy segura de que, si hiciesen más publicidad, la gente acudiría más a ver las funciones.

María del Aguila dijo...

Hol@ Charlotte, hola a tod@s,

Después de leer tu entrada busco y busco y encuentro que esta obra ya pasó por Sevilla en Enero de este año. Ciertamente, de nuevo vuelvo a comprobar, que hay que moverse bastante en el mundillo teatral para estar al tanto de dicha información en esta provincia, ya que en prensa y radio, incluso en emisoras locales, apenas, por no decir nada, se habla de teatro.

De todos modos no dudo que si el argumento es interesante, tal y como nos dices, debe ser un encanto recrearse en ella. Lola Herrera tiene ya más que demostrado que es una actríz de una enorme talla.
Del buen hacer de Juan José Artero me habla su trabajo en la serie El Comisario, y su interpretación de Javi, en el muchi-repetido, "Verano Azul".
Por otro lado la directora, Tamzin Townsend, de quien ya habíamos quedado, que obra que toca, obra en la que hace nacer el interés.

Es posible que este viernes vaya al teatro, a estas alturas y aún no sé qué obra podrá ser, ¿increíble?, pues esa es la realidad, porque estamos a expensas de ver representada la ganadora de unos premios de teatro cuyo fallo, por más que intento conocer, aún desconozco. Ya se verá.

Estaremos en contacto. Un beso. María del Aguila

Maria dijo...

Ay me tocaste la fibra, me encantó esa obra. Se me hizo corta, me supo a poco, me hubiera quedado en la butaca a ver la siguiente sesión.
Lola Herrera me llena tanto cuando actúa, que ya sólo sin que hable me quedo embobada. LLena de paz y elegancia el escenario, me encanta.
Y Juanjo Artero fue una sorpresa maravillosa y agradable, no tenia nada que ver con su interpretación en el Comisario y eso es lo plausible de un actor, el que sea un camaleón en toda regla.
Había una complicidad y una coordinación entre los dos encima del escenario que se te olvidaba que estabas viendo una función de teatro.
Cuanto me gustaron los cambios de baile mientraas salían las imágenes de ellos dos bailando como en un sueño.
Las seis semanas, se me hicieron seis minutos, ojalá pudiera repetir 60 veces.

Soldeotoño dijo...

¡Buenas tardes!
Charlotte, nos acercas la cultura, nos entretienes y nos haces reflexionar más allá del trasfondo de la obra. Gracias por todo ello.
No he visto la obra, no ha pasado por aquí (tal vez lo haga). De Tamzin Townsend vi hace unos años el Método Gronholm (Jordi Galcerán) y Pequeños crímenes conyugales (Eric-Emmanuel Schmitt). Me quedo con la primera, tal vez los actores tuvieran mucho que ver. Schmitt es un escritor lleno de sensibilidad y de talento. Todas sus obras de teatro son éxito seguro, y algunos de sus cuentos han sido llevados al cine: El señor Ibrahim y las flores del Corán y Odette: una comedia sobre la felicidad (él mismo la dirigió).
Me atrae el argumento de “Seis clases de baile en seis semanas”, Lola herrera tiene tablas para bailar cuanto quiera y Juanjo Artero ritmo suficiente para seguir sus pasos. Aunque en la obra la instrucción corra a cargo del actor.

Al parecer, la obra de Alfieri nace de un episodio real que él mismo protagoniza junto a su madre. Cuando su madre se repone de una grave enfermedad, decide llevarla a un concurso de bailes de salón. Allí se percata de que la mayoría de las concursantes son señoras de edad avanzada que van acompañadas por jóvenes bailarines. Es bonito, ¿verdad?.
Las bondades de la bailoterapia son cada vez más valoradas. Mejoran el funcionamiento físico, psicológico y emocional de las personas. El baile es un lenguaje del cuerpo, bailar es una forma más de comunicarse. Todos tenemos gente cercana que asiste regularmente a clases de baile. Para ellos esta forma de comunicación es ya imprescindible.
Hay una película francesa que me apasiona “No estoy hecho para ser amado” (Stéphane Brizé). Es la historia de Jean Claude y Françoise ( él veinte años mayor), son dos personas que querrían abrir su corazón pero que o no pueden o no saben cómo hacerlo. Y, sin embargo, a veces hace falta muy poco para liberar todo eso: una palabra, un gesto, una pequeña dosis de valor… unas CLASES DE TANGO.
Los aplausos no tienen edad, cuánta razón tienes, Charlotte. Dices que hay gente que descarta esta obra, porque prefiere otras donde el elenco de actores sea más joven. Es posible, es una de las enfermedades de nuestro tiempo, el desprestigio hacia los mayores. Ya sea en la empresa, en la vida cultural y cívica o en propio hogar. No se trata de mantener una actitud compasiva o tolerante hacia las personas de edad avanzada, no, es necesario que reivindiquemos el rol irreemplazable que han de asumir en nuestra sociedad y en nuestras vidas. ¡Cuánto podemos perder si no cambiamos esto a tiempo!

La juventud es el momento de estudiar la sabiduría,
la vejez el de practicarla (Jean Jacques Rousseau)

vane dijo...

q suerte,ojala q venga a Vitoria esta obra,si viene intentare ir a verla,lo q pasa q en Vitoria traen muy pocos y muy poca informacion cuando son las actuaciones,asi q siempre me entero tarde.

Me gustaria ver Lola en directo,tiene q ser la leche!!

Un saludo

María del Aguila dijo...

Con vuestro permiso, querido Miguel,

Verdaderamente cuando hablamos de teatro no puedo evitar tenerte más presente que de costumbre en este lugar a tí, Miguel. De él eres artífice, administrador, y en él te siento, salvando las distancias, (nunca mejor dicho, por partida doble), compañero, y un poco cómplice. Nos brindas aquí "tú casa", y como buen anfitrión, me haces sentír también en ella, a diario y con el mayor de los respetos, como en la mía propia.
Quizá sea por éso que hoy esta composición va para tí, intenta ser un canto al teatro, y con sinceridad y sín pretensiones, también un canto para tí:

Mágica conjunción,
ilusión tan real.
Gozo que satisface.
Ungüento para el alma.
Elixir de defensa.
Luz que nunca se apaga.

Heredad para quienes,
en él hallan consuelo,
respuesta a sus preguntas,
mensajes en el aire;
ocultos, para unos,
sutiles, para otros,
oscuros para aquellos,

a los que nunca, el mundo,
razón supo ofrecer.
Nada, todo, éso tienes,
acaso, más que algunos,
o al menos ..., más que muchos.


Estos versos están dedicados al teatro y a tí Miguel, pues sé que te apasiona, y es además un acróstico para tí.

Con toda mi admiración y cariño, un beso. María del Aguila.

PD: Miguel Hermoso Arnao puede leerse, en vertical, de ahí lo de acróstico.

Clarice Starling dijo...

Buenas noches, Me gustaría ir a ver la obra, a ver si tengo oportunidad, sobre todo me gusta Lola Herrera. Es una excelente actriz..Creo que es una tontería que la gente se pierda las obras por la edad de la actriz. Más a nuestro favor del espectador, nos da oportunidad de disfrutar de actores con años a sus espaldas de experiencia. Juanjo también me gusta desde el Comisario.
La trama pinta muy bien, parece que es divertida, además que me mueve mucho todo lo referente a la música. Espero poder verla pronto .

El maquepierdismo tienes razón, esa es otra duda que tengo, no entiendo por qué no promocionan más las obras de teatro,digo las obras de teatro por que es de lo que estamos hablando ahora, pero ya me extiendo en general. Hay tan poca información de los programas culturales que hay, por eso la mayoría de gente no acude, por que no sabemos dónde se hace tal cosa o cuándo. Ojalá dieran más facilidades de las que ya hay para poder ir más a museos o musicales, obras de teatro.. Ganariamos todos, por que la cultura es educación.

Mª Angeles dijo...

Hola a tod@s

He comprobado que por aquí todavía no ha pasado esta obra, no así "Un Dios Salvaje", que muy a mi pesar fue representada en Zaragoza en el mes de Marzo ¡¡¡donde estaría yo para dejarla pasar.

"Seis clases de baile en seis semanas" no me la pienso perder, estaré atenta, y creo seguro que es una gran obra si está en ella Lola Herrera, una gran actriz con tablas suficientas, por su edad, para tumbar a muchos jovenes actores, que también lo hacen muy bien por supuesto, no les voy a quitar su mérito.
Cuando hablo de teatro con mis padres siempre sale a relucir "Cinco horas con Mario", obra que bordó en su día Lola Herrera y de la cual ellos salieron maravillados.

Aquí en Zaragoza tampoco hay tanta representación teatral como a mi me gustaría, eso sí puedes inscribirte como "Amigos del Teatro" y gracias a eso recibes puntualmente en tu correo toda la información de las obras de teatro de la ciudad, además este año como iniciativa han creado el "abono a la carta", para cuatro espectaculos con un descuento del 30%. Han dividido las obras en dos grupos A y B, obligatorio elegir una del grupo A en el que se encuentran tres piezas y las otras tres de las cuatro a elegir las que uno quiera del grupo B con catorce piezas, todo esto del programa de enero a junio. Para los que nos gusta el teatro esta iniciativa no está nada mál, igual la copian en otras ciudades.

Besicos

lidia dijo...

Hola a tod@s:Estoy totalmente de acuerdo con todas las que comentais lo buena actriz que es Lola Herrera a mi personalmente me gustan mucho los actores de esta edad pues tienen como bién dice Clarice la experiencia que es sin duda un grado y asi lo demuestra esta señora.
En cuanto a lo que decís de la mala información teneis toda la razón, se publicita muy poco en general incluso en Madrid asique cuando te quieres enterar (que casi siempre es por boca de alguien) ya no esta en cartel.
Un saludo. Lidia

Ana dijo...

Hola:
“Seis clases de baile en seis semanas” ya hace meses que pasó por el teatro Palacio Valdés y el t.Jovellanos de Gijón, en agosto de 2008, y me quedé con las ganas. Como a Oviedo traen las compañías con cuentagotas, no creo ya que tenga oportunidad de verla, al menos en Asturias. Sí que he visto que en septiembre viene a Oviedo (¡milagro!!) “Calcetines Opus 124”, de la que nos había hablado María del Aguila, así que esa ya me la tengo apuntada.

Siempre he sido admiradora de Lola Herrera, desde niña, por el teatro y novelas de la tele. Más recientemente la he visto en “Un paso adelante”, y me gustaba verla hasta en la serie aquella, cuyo título no recuerdo, que lanzó al estrellato del mundo de las tablas asturiano a Arturo Fernández con su famoso “chatina” (desde entonces nuestro alcalde se desvive por agasajarlo, lo hizo hijo predilecto, le puso un camerino con su nombre en el teatro Filarmónica, lo trae cada año para 8 días de actuaciones –de las cuales regala la mitad a sus conocidos porque no se venden; aquí no se suelen hacer más de 2 o 3 funciones por compañía, como mucho). En fin, que, aunque ya vieyu, a Arturo Fernández su “chatina” y su amistad y afinidad política con el alcalde de Oviedo lo han convertido en el casi Lawrence Olivier asturiano. (Bueno, que el probe no me hizo nada..., pero es que resume cuál es la actitud de Cultura hacia el teatro en Oviedo)

A Lola Herrera la vi actuar en “Cinco horas con Mario” hace siglos, en años de colegiala. Habíamos leído y comentado a Delibes en la clase de literatura y justo dio la casualidad que vino la obra al teatro Campoamor, y claro, allá fui yo corriendo después de convencer a mi madre de que no nos la podíamos perder. Con lo que me gustaba verla en la tele, además. Era una de las primeras obras “importantes” que veía en teatro y fue impresionante. Recuerdo que había muy poco público; sin embargo en la nueva gira que hizo al cumplirse los 25 años estaba el Campoamor a rebosar y se agotaron las entradas.

Hace también bastante tiempo me llamó la atención una película que vi anunciada, “Función de noche”, también dirigida por Josefina Molina, basada en hechos reales de vida de Lola Herrera, su marido Daniel Dicenta y sus dos hijos. Me entró la curiosidad y entré a verla. Recuerdo que me impresiónó porque era un testimonio real de cómo el matrimonio se había ido desmoronando, los sentimientos de cada miembro de la familia... Era una película dura pero muy interesante, y aunque ahora la tengo ya un tanto desdibujada, entonces me pareció muy diferente a ninguna otra que hubiera visto, los propios actores/personajes desnudando su alma sin reparos... Me gustaría volver a verla.

Ya me deshice en alabanzas sobre “URTAIN”, de Animalario, en una entrada de hace unos días. Aprovecho para repetir que, si tenéis oportunidad de ir, no os la perdáis. Ya hace 10 días que la vi y no me la quito de la cabeza. ¡Cómo está Roberto Álamo-Urtain! Ver una maravilla de montaje como éste desde las gradas que colocan sobre el escenario para parte del público me ha dejado tocada. Es una sensación increíble, tenerlos actuando junto a ti, sentándose a tu lado, cruzando su mirada con la tuya... Ufff !!! Diréis que estoy chiflada...

Un beso: Ana Carmen

María del Aguila dijo...

Hola a tod@s,

Fué agradable poder ver algo de "teatro", ayer en televisión, aunque el triste motivo fuese el de homenajear a un gran actor como Fernando Delgado, debido a su fallecimiento.

Pudimos ver "Alesio, una comedia de tiempos pasados" de Ignacio García May, autor madrileño nacido en 1965, titulado en Interpretación en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD) en 1987, y en la que ejerce la docencia teatral desde 1990. Fué nombrado director de ella en 2001, aunque no sé si aún sigue ejerciendo dicha responsabilidad.

"Alesio, una comedia de tiempos pasados", escrita por su autor en 1984, obtuvo el Premio Tirso de Molina en 1986, (en otro lugar se dice el Premio Lope de Vega), pero el más repetido es el denominado Tirso de Molina por lo que doy más credibilidad a que sea éste el galardón.
Me pareció una obra con una prosa cuidada, con claras reminiscencias del teatro clásico y en ella pude apreciar un regusto shakesperiano, su autor es un buen conocedor y admirador del genial Shakespeare, así que no podía ser de otro modo.

Sé que ver teatro en televisión, "no es ver teatro", pero también entiendo que no es igual ver esta obra así representada que ver una serie, o una película.
A mi juicio es de cualquier manera un modo de acercarnos, vía casi virtual, a las tablas, y me encantaría que esta pequeña muestra de ayer se repitiese con asiduidad, pues creo que beneficiaría a los que no tienen, no tenemos, fácil acceder al teatro, por tan distintos motivos, y a la vez haría ganar adeptos a este arte que hecho con dignidad y entrega no es posible comparar a ninguna superproducción cinematográfica.

A propósito de la obra que me inspira a escribir este texto os diré que me gustó la interpretación y la puesta en escena, cuidada, actual,... , pero que sobre todo me encantó poder ver a Fernando Delgado, cómo no, y a Jaime Blanch.

Un beso para tod@s. María del Aguila

lidia dijo...

Hola a tod@s:El jueves fui al teatro a ver El Mercader de Venecía, una gran obra o por lo menos a mi me lo parece es una de mis favoritas y la he visto en varias ocasiones con diferentes actores.
Este vez fue en el teatro Infanta Isabel uno de los más antiguos de Madrid.Versionada por Rafael Pérez Sierra con gran acierto y con un reparto más que bueno:En el papel de Antonio Juan Gea veterano en estos menesteres.
Porcia interpretado magistralmente por Natalia Millán (ultimamente interpreta también el papel de Elsa en el Internado).
Shylock interpretado por un gran actor y muy veterano en este tipo de obras las cuales interpreta de una forma magistral.
Y he dejado para el final uno que a buen seguro a las seguidoras del blog les va a encantar por su persona y por su gran papel en la misma en el papel de Basanio Jorge Lucas ( conocido para la mayoria por su papel de Daniel Echegarray en YSB ) el cual se ha dejado una barbita para la ocasión.
Bueno os la recomiendo si podeis ir a verla merece la pena, estara hasta el 9 de agosto.
Un saludo Lidia

lidia dijo...

Hola de nuevo: Se me olvido en mi anterior entrada decir el nombre del actor que interpreta a Shylock, Fernado Conde, el mejor danzante sin castañulas que dice el dicho, que olvido más tonto si se entera me mata.Un saludo Lidia

Ana dijo...

!Hola!
Estoy de acuerdo contigo, Lidia, en lo que cuentas sobre "El mercader de Venecia". Me parece una obra maravillosa y este montaje de Fernando Conde, con direccón de Denis Rafter, buenísimo; bastante clásico en la puesta en escena, pero precioso, elegante y sugerente, igual que el vestuario.

Los actores de quitarse el sombrero, todos geniales y para mí especialmente Fernando Conde: no puede estar mejor en el papel del judío, parece escrito para él. Me gustó mucho el "sonido" de la lengua, la dicción tan clara de Conde, Natalia Millán, Gea...

Yo vi la obra a finales de mayo del año pasado, aquí en Oviedo. Fue el estreno absoluto en España. !Un honor que una compañía se acuerde de Oviedo para estrenar! !Ya me veis corriendo a verla, entusiasmada! Según explicaba Fernando Conde en una entrevista, pensó en el teatro Campoamor porque en Oviedo había hecho su debut como actor con el musical "Gospel" hace 30 años o más, así que era cuestión sentimental, una llamada a la buena suerte, estrenar su "Mercader de Venecia" en el mismo lugar.

Parece ser, según recuerdo haber leído, que el montaje supuso para Fernando Conde un gran esfuerzo económico, se lanzó a hacerlo llevado por su pasión por la obra y asumió el riesgo económico que sufría. Parece ser que ha ido bien, porque lleva todo este tiempo en cartel. Se lo merecen realmente.

Me parece muy acertada la imagen del judío Shylock que Fernando Conde da en esta versión, que no se presenta en absoluto como un personaje despreciable o irrisorio sino que, como todos en la historia, tiene su lado cruel y su lado amable, produce al mismo tiempo pena y repulsión, es víctima y verdugo. Ni cristianos ni judíos personifican el bien ni el mal, sino que en cada ser humano hay parte de las dos cosas.

Bueno, como veis me fascinó. Como la vi bastante antes de la inauguración de este blog, no había comentado nunca nada, no sabía tampoco si seguía representándose, pero os la recomiendo, como Lidia, si tenéis oportunidad todavía de pillarla.

Un beso, teatreros: Ana Carmen

María del Aguila dijo...

Hola a tod@s,

Había oido hablar de que se estaba representando en Madrid, en el Teatro Infanta Isabel "El mercader de Venecia", y en verdad me había empezado a plantear, seriamente, hacer una escapadita de fín de semana, en Julio, a la capital, intentando pillar la obra aún en cartelera.

Ni que decir tiene que oír a Lidia y a Ana Carmen hablando tan bien de ella hace que me atraiga aún más la idea.

Sería muy interesante ver a: Fernando Conde, a quién ví interpretando casi 'teatro clásico' en "El perro del Hortelano" de Pilar Miró, aunque era película; así como a Jorge Lucas en otro registro distinto del que conozco de él, su personaje de Daniel Echegaray.

Bueno en realidad sería estupendo ver a todos los actores, la ambientación, iluminación,... todo, porque la obra me parece una perla.
Echaré cuentas y haré todo lo posible por verla.

Gracias a las dos por vuestra información.

Besitos. María del Aguila

PD:Tengo muchas ganas de ver teatro clásico y ¡nada menos que Shakespeare!.

Ana dijo...

Dos horas de función que a ritmo de swing, foxtrot y vals se pasan en un soplo. Hacía tiempo que no veía a Lola Herrera y cada vez es mayor mi admiración por ella. Es increíble su naturalidad, si parece que estés viendo una escena real... Y emociona el hecho de que lleva a sus espaldas toda una vida dedicada a esta maravillosa profesión y que sigue convirtiendo en una obra de arte cuanto toca.
Creo que “Seis lecciones de baile en seis semanas” es un clarísimo ejemplo de cómo una obra sencilla, con un argumento previsible, no carente de tópicos y con un montón de ingredientes obviamente elegidos para hacer de ella una obra comercial y apta para todo tipo de público, puede resultar amable y elegante, divertir y emocionar. Todo ello porque cuenta con una interpretación exquisita y una puesta en escena en la que naturalidad y fluidez son, con seguridad, fruto de una dirección a la que no se le escapa un solo detalle (como en “Un dios salvaje”, creo que Tamzin Townsend ha hecho una magnífica labor).

Sobre Juanjo Artime, tengo que decir que apenas le conocía de la televisión y resulta que ha sido para mí todo un descubrimiento. Está genial, borda el papel. Cuando te encuentras con esta química con un actor/actriz sin esperártelo, es una experiencia que no tiene nombre...

Una satisfacción ver un trabajo tan impecable, donde lo comercial no está reñido con el buen hacer y la profesionalidad.

Otro abrazo: Ana Carmen